sábado, 5 de febrero de 2011

Basilio Belliard: “La poesía no va a morir”

Por Luis Martin Gómez

Poeta, ensayista, crítico literario. Premio Nacional de Poesía por su obra Sueño escrito

Basilio Belliard es tan formal que se pudiera pensar iba para cura. Estoy seguro que él fue ese joven correcto que las señoras del barrio soñaban para sus hijas. Siempre cortés, siempre elegante, por momentos cualquiera imaginaría a este poeta con capa, sombrero y flor en la solapa.

No padece, por fortuna, este anacronismo que todavía algunos enarbolan con engolamiento de la voz, melena hirsuta e higiene escasa, y expresa, en cambio, su egolatría a través de la erudición y la calidad de su obra.

(El revolucionario auténtico pone el pellejo para defender su causa; el poeta, el verso y nada más).

Pero el Basilio “buena gente y seriecito” lleva la música por dentro y no sólo escribe poesía (que es un acto de locura en una sociedad orientada al consumo de cosas inútiles) sino que además la hace erótica (otro estallido de rebelión en una sociedad mojigata que algunos domingos hinca su hipocresía en un banco de iglesia).

En efecto, la doñita que lo vio crecer en Moca se taparía la boca de asombro si leyera:

Desecho está el cuerpo,
desnudo en la noche del tacto,
desecho en lágrimas de sueño,
duro campo de batalla el lecho.
Así anoche la noche,
ardido en sudores
el afanoso cuerpo
de los posesos.

Eso está en Los pliegues del bosque, señora; abra los ojos, que hay otros, y no quiera usted ver.

LMG La poesía erótica es un triple salto mortal en el que si pierdes la sincronía caes en lo vulgar ¿Cómo evitaste la obscenidad?

BB Con la certeza de que la poesía permite al poeta, bajo el recurso del extrañamiento -como postulaba Brecht- guardar una distancia estratégica, y valiéndose de figuras literarias, crear un manto, una abstracción, que evite que el poema erótico caiga en lo obsceno.

Basilio revela que para escribir este libro leyó literatura erótica sagrada y contempló pinturas eróticas, por lo que algunos de sus poemas son homenajes a esa literatura y a esa plástica. “Creo que en cierto modo logré hacer una poesía que se queda en la piel y al mismo tiempo es un canto al amor como pasión, al cuerpo femenino, al desnudo como categoría estética”.

Dicen los que saben del tema que el erotismo gana más cuando sugiere que cuando muestra. No sé qué opinarán de esto los consumidores solitarios de revistas Playboy y catálogos de Victoria’s Secret, pero Basilio Belliard tiene claro, como Octavio Paz, que el erotismo “es ceremonia, representación, sexualidad transfigurada”.

BB Aunque para Baudelaire el acto sexual era como un asesinato, y para Freud una forma de violencia, yo no creo que haya ese desbordamiento y pienso que ha de haber un equilibrio entre amor y erotismo, esa llama doble de la vida, como decía Paz.

Sábanas y susurros

Si bien sus poemas atacan al Eros sin herirlo mortalmente de una puñalada panfletaria, Basilio Belliard no se anda por las ramas y va directo al hecho con versos escritos desde las sábanas, desde el universo contenido en la cama.

LMG ¿Estrategia poética o rechazo inconsciente a los prolegómenos del coito?

BB Estrategia. Yo no escribo desde el yo sino que tomo distancia, viendo el poema como algo independiente a mí. También cuidé este punto de mira en Sueño escrito (Premio Nacional de Poesía 2002). Además, en la escritura siempre hay unos hilos invisibles que comunican la experiencia erótica y unas pausas y silencios que completan el poema.

Belliard no sacraliza o diviniza el acto sexual, como otros autores, sino que lo celebra con hermosas imágenes, “haciendo el amor con palabras”.

Los que aman juegan a dormir
sobre abismos;
náufragos sus besos
abren en jazz o almíbar,
la celebración de sus cuerpos
devorados en la noche y la pendiente.

LMG Dicen que la poesía vende menos que el cuento y mucho menos que la novela y el ensayo histórico; según las leyes inexorables del mercado, lo que no se vende, se descontinúa…

BB La poesía siempre ha sido oficio de difuntos, una práctica de minorías; sin embargo, yo creo que ahora hay más poetas escribiendo y publicando que antes. En Medellín, Colombia, se celebra un festival de poesía que es uno de los más grandes del mundo y allí el poema funciona como catarsis, como denuncia de los males que están afectando al mundo. Pienso que aunque atraviesa una crisis de lectores, la poesía no va a morir...

El autor es periodista y escritor

3 comentarios:

Elizabeth Quezada dijo...

Un gran gooooooooool a ambos, mis queridos amigos y mejores escritores. Luis Martín, es cierto, tanto lo que dices como lo que afirma Belliard: "la poesía no va a morir"
Me identifico con Basilio en cuanto a que me gusta la poesía erótica que no sucumbe a lo inmoral, a lo vulgar. Hay una nueva, -hace años- lista de poetas de todo el mundo (aunque me circunscribo a New York) que está haciendo nuevos aportes a la poesía posmoderna. En fin, la lírica de Basilio Belliard es impecable y nos conmueve dando paso como decía Octavio Paz, a esa llama doble. Un abrazo a ambos.

Felix dijo...

¡Tremenda entrevista al BB, un poeta que se mueve sin muchos aleteos. Tuve la oportunidad d eleer a Sueño escrito, el cual me ha gustado mucho.
Fue lo primero que lei d Basilio, ya luego de sus propias manos recibo Los pliegues del bosque, libro que no he leido como se debe. Pero mas que una promesa, es un reto el que me he propuesto, para ver si me pierdo en ese bosque.

¡Felicidades para ambos, el entrevistador y el entrevistado!

Vicsabelle dijo...

Interesante entrevista. Tambien creo que la poesia no morirá ni la debemos dejar morir!!!
Un abrazo y fecidades a ambos.