sábado, 15 de febrero de 2020

Cecilia Ayala: “Rosa Duarte nos diría que debemos seguir luchando”

Por Luis Martín Gómez


Cecilia Ayala Lafée
En febrero de 1976, la antropóloga e historiadora venezolana Cecilia Ayala Lafée visitó, junto al médico e investigador dominicano Antonio Frías Gálvez, el Cementerio General del Sur, en Caracas, para localizar la tumba de Rosa Duarte Díez, hermana del Padre de la Patria dominicana, Juan Pablo Duarte.

Allí fueron informados que la sección 77 de ese camposanto, donde fue sepultado el cadáver de Rosa, “había sido socavada y reexcavada para habilitar nuevas tumbas”, por lo que sus restos ya no podrían ser ubicados.

La noticia debió provocar frustración en ambos pero sobre en Cecilia, descendiente de los Duarte Díez. Ella relató este episodio en 2003 en la obra “La familia de Juan Pablo Duarte en la Caracas de 1845-1890:un estudio socioeconómico”, escrita junto a los antropólogos Werner Wilbert y Ariany Calles, en la que informa parte de lo que hizo esta familia, los lugares donde vivió, los bienes que tuvo y el destino final de cada uno de sus miembros.

Así que Cecilia Ayala, como científica, pero también por llevar la misma sangre de los Duarte Díez, conoce mucho sobre ellos y su etapa venezolana. La he entrevistado sobre Rosa Duarte, a propósito del bicentenario de su nacimiento y de la solicitud de un cenotafio en el Panteón de la Patria para honrarla por sus aportes a la independencia dominicana.

Luis Martín Gómez: ¿Qué opina acerca del papel revolucionario de Rosa Duarte?

Cecilia Ayala Lafée: Rosa trascendió al concepto colonial y religioso de su época, esto es, ser una amante esposa, insigne madre y defensora de la moral, para actuar y participar en cuerpo y alma en la gesta libertadora dominicana. En su juventud se unió y fue miembro de la Sociedad Dramática, desde la cual realizó obras de teatro con las que se creaba conciencia sobre la causa libertaria y se reunían recursos para cubrir los gastos de esta lucha; propició peñas literarias que no eran otra cosa que tertulias conspirativas contra el orden político establecido; sirvió de espía y correo para  proporcionar valiosa información a los líderes del movimiento emancipador; y convirtió en balas el plomo que se vendía en el almacén de su padre para el forro de los barcos; Rosa, en fin, fue el arquetipo de mujer patriótica a quien no le importaron los peligros a que se vio sometida, sintiendo en su alma el ideal libertario al que le entregó toda su vida.

Cecilia Ayala destaca que hay documentos en el Registro Principal de Caracas que prueban que Rosa, muerto su padre en Santo Domingo y en ausencia de sus hermanos mayores Vicente y Juan Pablo, asumió en el exilio la administración de los bienes familiares y el cuidado de su madre y de sus demás hermanos.

Pero quizás su labor más importante fuera de la patria haya sido la de cronista de la historia y del legado de su hermano Juan Pablo a través de sus valiosos “Apuntes para la historia de la isla de Santo Domingo y para la biografía del general dominicano Juan Pablo Duarte y Díez”. 

CALLos “Apuntes...” han sido y continuarán siendo una fuente de primera mano, insustituible, para investigar y analizar los sucesos acaecidos en el marco de la guerra independentista de República Dominicana. Si no hubiera sido por esos apuntes, casi no existirían noticias del fundador de la patria dominicana.

Ayala Lafée considera que, pese a su gran valor, el texto de Rosa tiene omisiones sobre actividades que Juan Pablo Duarte pudo haber realizado durante su exilio de más de tres décadas en Venezuela y sobre el quehacer cotidiano de los Duarte Díez en Caracas. “Es posible que para ese período de tiempo Rosa Duarte no haya estado tan involucrada en la vida de su hermano. Sus vivencias en Caracas, junto a su familia desterrada, tuvieron que haber sido un episodio muy difícil y disconforme a aquellos otros vividos en su patria natal, debido posiblemente al ajuste con la nueva sociedad en la que forzosamente se vio obligada a convivir, sin contar con la ausencia del hermano predilecto por el largo período de tiempo en que estuvo viviendo en el interior de Venezuela”.

Bicentenario y cenotafio

El 28 de junio del presente año 2020 se conmemorará el bicentenario del nacimiento de Rosa Duarte, ocasión para la cual se ha propuesto erigir un cenotafio o tumba simbólica en el Panteón de la Patria, dado que sus restos, como se ha dicho, no están ubicables. Cecilia Ayala está totalmente de acuerdo porque sería una forma de enaltecer “a una heroína silenciada por la historia”; y además propone otras acciones para conocerla mejor, como enseñar sobre su vida y aportes en las escuelas, organizar concursos literarios o representar obras de teatro.

LMG¿Cuál mensaje transmitiría Rosa Duarte a la mujer dominicana de hoy?


CALPosiblemente nos diría que la lucha de la mujer por la libertad y un futuro promisorio en el siglo XXI debe continuar y acrecentarse, que no son vanos los esfuerzos que se hagan por lograr derechos civiles, reivindicaciones y cumplimiento de estos en todo el mundo.

El autor es periodista y escritor

También disponible en:

sábado, 4 de enero de 2020

Un cenotafio para Rosa


En el bicentenario de su nacimiento, Rosa Duarte Díez merece volver a su Patria


Por Luis Martín Gómez


Rosa Duarte no pudo volver a Santo Domingo. Lo intentó hacia el final de su vida, pero la negativa a retornar de Manuel, el hermano menor con trastorno mental, hizo que desistiera. Solidaria, decidió quedarse en Caracas, Venezuela, para cuidar al hermano enfermo, igual que había hecho antes con su hermano héroe, Juan Pablo, y con su sacrificada madre, Manuela.

Era 1884. El ayuntamiento de Santo Domingo había concedido a Rosa y sus hermanos Francisca y Manuel, los Duarte Díez sobrevivientes en Caracas, un aporte de dos mil pesos para adquirir una casa en la capital dominicana y una pensión vitalicia de 45 pesos mensuales.

El gesto, tardío, no fue espontáneo. Llegó después de la dramática exposición que en 1883 hiciera uno de los tíos materno de los Duarte Díez, José Prudencio Díez, ante el Congreso Nacional dominicano, en la que informaba de la precaria situación económica de sus parientes y su deseo de regresar a la patria fundada por su hermano Juan Pablo, de la cual habían sido expulsados a perpetuidad treinta y ocho años antes.

Cabe recordar que Juan Pablo Duarte, en su labor independentista, tanto en 1844 contra los haitianos como en 1864 contra los españoles, había comprometido buena parte de su patrimonio y el de su familia; que su enfermedad menguó considerablemente los recursos de que disponía la misma; y que después de su muerte, en 1876, sus hermanos se quedaron sin su apoyo económico. De manera que, aunque no eran pobres de solemnidad, como afirma la antropóloga e historiadora Cecilia Ayala (1), los Duarte Díez atravesaban quizás su peor momento económico.

También vale mencionar que antes de la solicitud de José Prudencio al Congreso Nacional, los Duarte Díez jamás pidieron nada al gobierno dominicano a cambio de su labor patriótica. Por el contrario, vendieron varios de sus bienes para contribuir a la causa libertaria. Un ejemplo de esa generosidad quedó testimoniado en la carta que en 1844 escribiera desde Curazao Juan Pablo a su familia pidiéndole vender lo que poseía para destinar recursos a la lucha por la separación de Haití.



Invitación previa

Casi una década antes del ofrecimiento del ayuntamiento de Santo Domingo a los hermanos Duarte Díez, Juan Pablo había recibido, el 19 de febrero de 1875, una carta del presidente dominicano Ignacio María González, en la que le expresaba su deseo de que regresara a la Patria junto con su familia, para lo cual autorizó que le facilitaran los recursos correspondientes. La carta, que Juan Pablo no contestó, fue encontrada debajo de su almohada, aún dentro de su sobre, el día de su muerte. El historiador Pedro Troncoso Sánchez cree que Juan Pablo leyó la carta pero no pudo contestarla por el agravamiento de su quebranto de salud; en cambio, Crispín Ayala Duarte, descendiente de esta ilustre familia, piensa que ni siquiera quiso abrirla, aparentemente desencantado por la indiferencia de que había sido objeto y por las recurrentes crisis políticas del país.

Por otra parte, el 11 de diciembre de ese mismo año, el héroe de la Restauración de la República, general Gregorio Luperón, propuso a la membrecía de la Sociedad Liga de la Paz, de Puerto Plata, reunir fondos para facilitar el regreso al país de Juan Pablo Duarte, “benemeritísimo patriota, Padre de la Patria y mártir de todas nuestras contiendas”. Treinta un años después de la Independencia Nacional, despertaba el interés por el retorno de Duarte a su Patria, pero era tarde para él: moriría unos meses después.



Morir donde se meció mi cuna        

Rosa sí quería volver. En carta de 1885 a Emiliano Tejera, escritor, político y gran amigo de la familia Duarte Díez, las hermanas manifiestan su deseo de que “vayamos a morir en donde se meció mi cuna, en donde únicamente se encuentra el verdadero reposo, la verdadera felicidad”. En otra misiva al mismo Tejera, pero de 1888, en la que lamentan “la deplorable situación que está atravesando el país”, reconocen que “en particular somos nosotros (los culpables), que en lugar de andar errantes debíamos haber vuelto a morir al pie de nuestra bandera”.

Pero se quedó para cuidar a Manuel. Rosa Duarte Díez murió de disentería a las 10 de la noche del 25 de octubre de 1888, en la calle Sur, casa nº129, de la parroquia Santa Rosalía, Caracas, y fue sepultada al día siguiente en la fosa nº 1428, 2º cuartel de la sección 77, Cementerio General del Sur, también conocido como Tierra de Jugo, de la capital venezolana (2).

Durante décadas, varios gobiernos dominicanos pudieron haber hecho el esfuerzo de exhumar sus restos y trasladarlos a Santo Domingo, como merecen ella y todos los Duarte Díez. Ya es imposible. Según Cecilia Ayala, la sección 77 del citado cementerio fue removida con fines de ampliación. Los restos venerables de Rosa están esparcidos junto a los de numerosos hermanos venezolanos.


El cenotafio, una forma de regreso

La historia permite el cenotafio o tumba vacía para rendir tributo a los héroes y personas prominentes cuyos cuerpos no se hayan encontrado. Rosa Duarte, hermana predilecta del Padre de la Patria, colaboradora de la sociedad secreta La Trinitaria fundada por Juan Pablo para independizarnos de Haití, fabricante de balas junto a su maestro balero y novio trinitario Tomás de la Concha, soporte espiritual y económico de su familia en el país y en el extranjero, cuidadora de la obra y del legado de su insigne hermano, autora de los valiosos “Apuntes” a través de los cuales se conoce documentalmente a Juan Pablo Duarte, y por todo esto, declarada Heroína de la Patria por la Cámara de Diputados de la República Dominicana; merece un cenotafio que cumpla, aunque sea simbólicamente, su deseo de retornar a la Patria que ayudó a liberar. Esa tumba, vacía de huesos pero llena de agradecimiento, deberá estar en el Panteón de la Patria.

En el 200 aniversario del nacimiento de Rosa Duarte Díez, que se cumple este año 2020, queda en manos del actual gobierno propiciar su regreso.

Referencias:


1.     “Duarte, ni tan solo ni tan pobre”. Entrevista de Luis Martín Gómez a Cecilia Ayala. Periódico HOY, Santo Domingo, 1 de marzo de 2013.


2.    Ayala, Cecilia, Werner Wilbert y Ariany Calles: “Juan Pablo Duarte en la Venezuela del siglo XIX. Historia y Leyenda”. Banco Central de la República Dominicana, Santo Domingo, 2014.



El autor es periodista y escritor. 

También disponible en:
http://www.jacquesponty.com/rosa-duarte-y-diez/
http://eltitular.do/et/un-cenotafio-para-rosa/
https://almomento.net/un-cenotafio-para-rosa/
https://acento.com.do/2020/cultura/8766586-un-cenotafio-para-rosa-en-el-bicentenario-de-su-nacimiento-rosa-duarte-diez-merece-volver-a-su-patria/
https://www.notiultimas.com/analisis-opiniones/un-cenotafio-para-rosa-duarte/
https://elnuevodiario.com.do/en-el-bicentenario-de-su-nacimiento-rosa-duarte-diez-merece-volver-a-su-patria/

Trabajados relacionados:
https://listindiario.com/puntos-de-vista/2020/01/09/599081/rosa-de-la-patria
https://elnacional.com.do/primera-fila-3448/
https://elnuevodiario.com.do/edicionimpresa/el-nuevo-diario-16-01-2020/
https://hoy.com.do/cenotafio-como-opcion/
https://www.diariolibre.com/portada/instituto-duartiano-conmemorara-bicentenario-de-natalicio-de-rosa-duarte-OE16565874
https://elnuevodiario.com.do/cenotafio-para-rosa-duarte/
https://elnacional.com.do/el-semaforo-3489/
https://listindiario.com/puntos-de-vista/2020/01/28/601807/un-cenotafio-para-rosa
https://pablomckinney.wordpress.com/2020/01/28/un-cenotafio-para-rosa/
https://n.com.do/2020/02/02/rosa-duarte-un-cenotafio-para-la-heroina/
https://elnacional.com.do/libros-y-lecturas-202/
https://elnacional.com.do/respaldan-construir-en-rd-monumento-funerario-en-memoria-de-rosa-duarte/
https://joserafaelsosa.com/2020/02/23/un-llamado-de-justicia-un-cenotafio-a-rosa-duarte/#
https://m.youtube.com/watch?v=teXXCYn_XO8
https://acento.com.do/2020/cultura/8789063-por-que-un-cenotafio-a-rosa-duarte-cuyos-restos-ya-no-existen/
https://acento.com.do/editorial/el-bicentenario-de-rosa-duarte-8831047.html
https://www.acento.com.do/cultura/convocan-actividad-una-rosa-para-rosa-duarte-8832676.html
https://www.elcaribe.com.do/2020/06/24/convocan-a-actouna-rosa-para-rosa-duarte/
https://www.elportal.com.do/una-rosa-para-rosa-duarte-en-conmemoracion-de-los-200-anos-del-nacimiento/
https://eldigital.com.do/una-rosa-para-rosa-duarte/
https://notaclave.com/el-domingo-bicentenario-de-la-patriota-rosa-duarte/
https://idominicanas.com/rosa-duarte-es-una-cuenta-nacional-pendiente-de-justicia/
https://listindiario.com/las-sociales/2020/06/24/623323/una-rosapara-rosa-duarte
https://joserafaelsosa.com/2020/06/24/rosa-duarte-cuenta-nacional-pendiente-en-procura-de-justicia/
https://elnacional.com.do/este-domingo-una-rosa-para-rosa-duarte/
https://www.lainformacion.com.do/mirador/convocan-a-actividad-una-rosa-para-rosa-duarte
https://elnuevodiario.com.do/convocan-actividad-una-rosa-para-rosa-duarte-por-el-bicentenario-nacimiento-de-esta-heroina/
https://pasioncultural.com/una-rosa-para-rosa-duarte-en-su-bicentenario/
https://diariosocialrd.com/efemerides-patrias-depositara-ofrenda-a-rosa-duarte-por-bicentenario/
http://eltitular.do/et/el-legado-de-rosa-duarte-la-heroina-memoriosa/
https://m.diariolibre.com/revista/cultura/el-legado-de-rosa-duarte-la-heroina-memoriosa-NG19686759
https://hoy.com.do/una-rosa-para-rosa-duarte/
https://hoy.com.do/ahora-les-toca-avergonzarse/
https://www.diariolibre.com/revista/cultura/el-bicentenario-de-una-heroina-rosa-duarte-AI19776402
https://www.elcaribe.com.do/2020/06/29/resaltan-valentia-de-rosa-duarte/
https://hoy.com.do/instituto-duartiano-resalta-valentia-de-rosa-duarte-en-el-bicentenario-de-la-heroina/
https://eldia.com.do/instituto-duartiano-conmemora-el-bicentenario-del-natalicio-de-rosa-duarte-con-acto/
https://acento.com.do/actualidad/instituto-duartiano-resalta-valentia-de-rosa-duarte-en-el-bicentenario-de-la-heroina-8834201.htm
https://notaclave.com/instituto-duartiano-resalta-valentia-de-rosa-duarte-en-su-bicentenario/



























sábado, 5 de octubre de 2019

Presencia de Duarte en Vejer de la Frontera

Por Luis Martín Gómez

En Vejer de la Frontera, Cádiz, poco o nada se sabía del patricio Juan Pablo Duarte y de su padre español Juan José, quien nació en ese hermoso pueblo gaditano. 


Fue el vejeriego Pedro Duarte Mañas, descendiente de esta honorable familia, quien en los
Plaza España, Vejer de la Frontera, Cádiz
años ochenta descubrió durante una lectura que uno de sus antepasados había tenido un papel protagónico en la fundación de la República Dominicana.

Hizo contacto con el Instituto Duartiano, viajó a Santo Domingo en 1985, y luego relató a sus amigos en Vejer sus experiencias en la patria creada por el hijo del vejeriego Juan José Duarte.

Desde entonces, Juan Pablo Duarte y su familia tienen cierta presencia en Vejer de la Frontera.

Algunos escritos

Juan Pablo Duarte y su padre Juan José aparecen en varias publicaciones vejeriegas. En la sección “Vinculaciones históricas”, de la “Guía de Vejer. Historia, Arte y Etnografía”, de 2014, escrita por el político e historiógrafo Antonio Muñoz Rodríguez, aparece un texto titulado “Duarte de Vejer y la República Dominicana”, en el que el autor destaca el sacrificio “en vidas y haciendas” de los Duarte para fundar República Dominicana y los califica de “abnegados patriotas”.

Explora la genealogía de los Duarte desde mediados del siglo XVII, imagina lo que pudo ser la niñez de Juan José en Vejer y su viaje a América y se refiere a su actividad comercial en Santo Domingo y a su apoyo a la labor revolucionaria de su hijo Juan Pablo.

Igualmente, habla de nuestro Padre de la Patria, del impacto que provocó en su ideología el viaje a Europa, la creación de la sociedad secreta La Trinitaria, y las penurias que sufrió luego de la independencia dominicana.

Pedro Duarte Mañas (centro) durante su visita al Instituto
Duartiano, en 1997
Muñoz Rodríguez publicó otro texto similar a éste en el boletín de la Sociedad Económica Amigos del País de Vejer de la Frontera, de agosto de 2009, boletín en cuyo editorial se celebra la instalación en Vejer de la Frontera de un busto de Juan Pablo Duarte, en el marco del acto de hermanamiento de ese municipio gaditano con el municipio dominicano de Moca.

Por su lado, el profesor Francisco López Sánchez, en su artículo “Una familia vejeriega de patriotas en República Dominicana”, publicado en el referido boletín de junio de 2001, señala que a Juan José Duarte, siendo vejeriego, se le tenía por catalán, y destaca la cita del historiador dominicano José Gabriel García, quien dijo que “fue el único comerciante catalán que se negó a firmar el escrito (de adhesión) que sus compatriotas dirigieron (al presidente haitiano) Jean Pierre Boyer”, un gesto que lo retrata como “un hombre de conciencia recta y de sentimientos puros, que no quiso asociar su nombre a un acto censurable”.

En su artículo “Sangre gaditana en la fundación de la República Dominicana”, publicado en la revista Hades, 2013, un descendiente de los Duarte, Juan Jesús Cantillo Duarte, arqueólogo y actual director del Museo Arqueológico de Vejer de la Frontera, destaca la relación histórica entre Vejer y Santo Domingo a través del vejeriego Juan José Duarte y atribuye influencia de las cortes de Cádiz en las ideas de libertad de Juan Pablo Duarte.

Estos artículos, que tienen pequeñas imprecisiones históricas y geográficas fácilmente enmendables en publicaciones futuras, evidencian que entre historiadores y afines de Vejer de la Frontera se mantiene el interés en Juan José Duarte y su hijo Juan Pablo despertado por Pedro Duarte Mañas hace unas décadas.

¿Suficientemente conocidos?



Pero, ¿quiere decir esto que los Duarte son suficientemente conocidos en Vejer de la Frontera? Las opiniones difieren al respecto.

Juan Jesús Cantillo Duarte considera que "la figura de Juan Pablo Duarte es tan conocida en América Latina y República Dominicana como desconocida en Vejer, la tierra que vio nacer
Luis Martin Gómez
Iglesia del Divino Salvador, donde
fue bautizado Juan José Duarte
y crecer a su padre Juan José".


Carlos Gómez López, historiador y especialista en archivo, afirma que solo se sabe lo básico. "Tenemos una estatua, se hizo un acto de hermanamiento (con Moca), entonces la gente tiene cierta idea de lo que fue, pero tampoco puede profundizar mucho". 

A Juan Begines Galindo, ex-jefe de relaciones institucionales de la alcaldía de Vejer, le gustaría que se conociera más "lo que Juan Padrlo Duarte vivió, la fundación de la República Dominicana". 

En cambio, Antonio Muñoz Rodríguez, presidente de la Sociedad Económica Amigos del País de Vejer y descendiente de los Duarte, cree que Juan José y su hijo Juan Pablo sí son conocidos en Vejer, a partir de la labor de difusión que realizara Pedro Duarte Mañas y lo que se enseña al respecto en las escuelas. "Son ejemplos de ética, de honestidad política (...) que deberíamos apreciar muchísimo más". 

Un sobrino de Pedro Duarte Mañas, Francisco López Sánchez, también cree que el tema se conoce en Vejer. "Tuve alumnos dominicanos que se volvían locos cuando se enteraban que soy descendiente de los Duarte". 





Entrada a la Villa de Vejer de la Frontera, Cádiz
Aquí y allá

En todo caso, hay una oportunidad para fortalecer el conocimiento de los Duarte y República Dominicana en Vejer y de Vejer y los vejeriegos en República Dominicana.

Algunas acciones serían la inclusión del tema en el currículo escolar de ambos lugares; la organización periódica de un certamen estudiantil acerca de los Duarte y Vejer; el auspicio de investigaciones históricas y de publicación de textos; y la creación de espacios para conferencias de historiadores e investigadores dominicanos y vejeriegos.

Estas y otras actividades pudieran llevarse a cabo en el marco de un acuerdo entre las alcaldías de Santo Domingo y Vejer, que incluya el hermanamiento de los dos municipios, o bien entre el Instituto Duartiano y la Sociedad Económica Amigos del País de Vejer de la Frontera.

El esfuerzo personal de Pedro Duarte Mañas pudiera fructificar en interés colectivo que contribuya a acercar más a estos dos municipios con personajes históricos comunes. 

Fotografías:
1. Plaza de España, Vejer de la Frontera, Cádiz
2. Pedro Duarte Mañas (centro) durante su visita al Instituto Duartiano, 1997
3. Iglesia del Divino Salvador, donde bautizaron a Juan José Duarte
4. Entrada a la Villa de Vejer de la Frontera

El autor es periodista y escritor.

También disponible en:

sábado, 22 de junio de 2019

Vejer de la Frontera, el pueblo de Juan José Duarte

Por Luis Martin Gómez


Un dominicano que visite Vejer de la Frontera se enamorará de sus casas blancas, sus callejas de piedra, su gente amable.

Pero un motivo más poderoso lo atará a este hermoso lugar de Cádiz, España: Vejer de la Frontera es el pueblo donde nació Don Juan José Duarte, el padre de nuestro libertador Juan Pablo Duarte.
Vejer de la Frontera, Cádiz, España

Hasta los años 30’s del siglo pasado, había confusión sobre el lugar de nacimiento de Don Juan José. El mismo decía que era natural de “Vergera”, Sevilla; su hija Rosa Duarte afirma en sus “Apuntes” que su padre era sevillano; y su hijo Vicente Celestino Duarte solía agregar “de Berger” a su nombre y apellido.

Ante la duda sobre el verdadero terruño de Don Juan José, el académico dominicano Emilio Tejera hizo contacto, hacia 1933, con el sacerdote español Ángel Carballeiro y de Vera, párroco de la iglesia del Divino Salvador, en Vejer de la Frontera, quien confirmó que allí se encontraba la partida de bautismo del padre de Juan Pablo, copia de la cual envió a Santo Domingo, junto a copias de las partidas de bautismo de sus padres, Manuel Duarte y Ana María Rodríguez, y sus bisabuelos, Cristóbal Duarte y Catalina Rodríguez.

Esta gestión de Tejera y de Carballeiro fue una fortuna para la historia dominicana y vejeriega, pues unos años después, el 19 de julio de 1936, a inicios de la Guerra Civil Española, la iglesia fue incendiada, perdiéndose casi todos los documentos parroquiales, incluyendo los relativos a la familia Duarte.

No obstante, hoy pueden encontrarse testamentos de los Duarte en el Archivo Municipal de Cádiz, entre ellos, el de Manuel Duarte, padre de Don Juan José y abuelo de Juan Pablo, documento del añ0 1776 en el que se asignan sus bienes, setenta cabras machos y hembras y algunos muebles, a su mujer Ana María Rodríguez, con la que llevaba casado doce años, y a sus hijos legítimos Juan Joseph, de siete años, y Cristóbal, párvulo; se reconocen deudas en trigo a un vecino de Vejer y dinero a su cuñada por el alquiler de la casa donde vivía; y se especifica que a él “no se le debe cosa alguna”.

Pueblo sobre nubes

Desde la autopista que la comunica con Cádiz capital, Vejer parece flotar sobre la montaña
que acoge sus murallas e iglesias. Algunas mañanas con neblina, da la impresión de que las casas estuvieran edificadas en las nubes.

Un camino empinado, flanqueado por bosques tupidos, nos conduce hasta un tejido de callejas, de trazado libre, tan estrecho en algunos puntos, que los frentes de las viviendas casi se tocan entre sí.

Afuera, se repiten interminablemente fachadas blancas, de pañete rústico, formando un manto que ondula con los cambios de luz. Si atravesamos una puerta hacia el interior de cualquier vivienda, todo cambia. Encontramos patios frescos con fuentes de agua, rincones con arabescos multicolores y flores que estallan en jardines, escaleras y balcones.

Si miramos a lo lejos, veremos viejos molinos de viento que una vez sirvieron para moler trigo, y modernos molinos para producir energía eólica, símbolos del pasado y el presente de este pueblo al que se le considera, con toda justicia, uno de los más hermosos de Cádiz.

 Hazas de Suerte y el Cobijado

Juan Relinque, héroe popular de Vejer
Vejer tiene un héroe popular, Juan Relinque, quien encabezó la lucha de los campesinos para que el ducado de Medina Sidonia reiniciara la práctica de ceder terrenos para ser sorteados entre los lugareños.

Este sistema había sido iniciado por los reyes castellanos como atractivo para repoblar con españoles los pueblos en manos musulmanas reconquistados por Alfonso X en el siglo XIII.

Casi ocho siglos después, con modificaciones hechas en distintas transacciones, decretos y reglamentos, estas hazas o porciones de tierra siguen siendo sorteadas cada cuatro años entre los vejeriegos, constituyendo un modo de manejo comunal de la tierra único en el mundo, por lo que ha sido sometido por las autoridades de Vejer a la UNESCO como patrimonio inmaterial de la humanidad.
Otro elemento distintivo de la identidad de Vejer es el vestido tradicional femenino conocido como Cobijado, traje de manto y saya que cubre completamente el cuerpo y la cabeza de la mujer.

Estatua La Cobijada, parte de la identidad de Vejer
Aunque a primera vista pueda asociarse con la burka o el niqap mulsumán, historiadores afirman que se trata de una influencia castellana de los siglos XVI y XVII. En la actualidad, no se usa el Cobijado, el cual ha devenido en traje típico que solo se exhibe en fiestas populares.

Hermanamiento con Santo Domingo

En 2009, se produjo un hecho trascendental para el acercamiento entre República Dominicana, país creado por Juan Pablo Duarte, y Vejer de la Frontera, pueblo donde nació el padre del libertador dominicano, Don Juan José Duarte: el hermanamiento de ese municipio gaditano con el municipio dominicano de Moca, fruto de la gestión realizada por el ex ministro de cultura de República Dominicana, José Rafael Lantigua.

Busto de Juan Pablo Duarte en Vejer de la Frontera
El hermanamiento incluyó la firma de un acuerdo de colaboración técnica y cultural y la colocación de un busto de Juan Pablo Duarte en la avenida Andalucía, frente al barrio República Dominicana, en Vejer.
Este hermanamiento con Moca es celebrado por los vejeriegos, pero el alcalde de Vejer, José Ortiz, e historiadores y cronistas como Antonio Muñoz, Juan Jesús Castillo Duarte, Juan Begines, Francisco López y Carlos Gómez, algunos de ellos descendientes de los Duarte, ven con simpatía un hermanamiento con Santo Domingo, por ser este el municipio donde Don Juan José Duarte vivió e hizo labor comercial y patriótica.

Un hermanamiento Vejer-Santo Domingo sería un justo reconocimiento a un vejeriego honesto y emprendedor como Juan José Duarte y a sus aportes invaluables a la independencia dominicana, por la cual ofrendó desinteresadamente parte de su patrimonio y por la que sufrió la vejación y expulsión a perpetuidad de su valiente familia, especialmente de su excelso hijo, Juan Pablo Duarte.

Fotografias:
1. Vejer de la Frontera, el pueblo donde nació Juan José Duarte
2.Juan Relinque, héroe popular de Vejer
3. Estatua La Cobijada, parte de la identidad de Vejer
4. Busto de Juan Pablo Duarte en Vejer de la Frontera